Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies

El clavo ardiendo

Si te agarras a un clavo ardiendo lo más fácil es que te quemes. A Luis Carlos Sahuquillo, a la sazón delegado de la Junta de Comunidades, le debe preocupar y mucho lo que hace el Partido Popular con sus listas, se le ve muy diligente en la labor de colocarle gafas a los ciudadanos para que vean lo que él quiere que vean. Dirán que su sueldo político le obliga a ello, y yo digo que su sueldo político le obliga a más, o ¿es que está orgulloso del lugar en el que su partido, el PSOE, ha colocado a Cuenca frente al resto de provincias de Castilla La Mancha?, o, ¿es que  pretende convencernos que va a ser ahora, después de veinticinco años de “régimen” socialista, cuando vamos a empezar a despegar?

Ni es la primera ni será la última vez que nos sorprenda con sus consideraciones, inmediatamente después del atentado de Barajas, en el que ETA mató a dos personas, antes de que nadie dijera nada y cuando faltaban cuatro días para que Zapatero “se diera por enterado”, declaró a un medio de comunicación que esperaba que ningún “MISERABLE” pretendiera sacar rendimiento político de esto.

Ahora, como es norma en su partido, nos viene con la historia de los paracaidistas, claro que sólo se fija en la paja del ojo ajeno.

Es cierto que una absurdez mil veces repetida a un auditorio propenso –léanse La Catedral de Blasco Ibáñez- adquiere categoría de pensamiento inteligente para ese auditorio y a veces da lugar a comportamientos rechazables.

Elevar a calidad el lugar de nacimiento como condición “sine qua non” para realizar una buena gestión política y sinónimo de éxito, es un error. En su casa política tiene un ejemplo, el vicepresidente Fernando Lamata, no es nacido en Castilla La Mancha, médico por la universidad de Valencia y psiquiatra por la de Santander, un buen gestor sobre quien creo está cayendo realmente el ejercicio del gobierno de esta región, hablando de valías, ustedes sabrán por qué.

Decide quien gobierna y la oposición está para controlar esa acción de gobierno, luego, por favor, no sea usted oposición de la oposición. Preocúpese más de lo que sus jefes, Rodríguez Zapatero y José Blanco, están haciendo con ETA, con De Juana Chaos, con Otegui, con el fiscal general del Estado que, a la vista de lo de Ibiza, se permite el lujo de declarar que hasta después del 28 de mayo no formulará acusaciones de corrupción para no influir en las elecciones, ¿y sí en Ibiza hubiera sido el PP “el pillado” en lugar del PSOE? ¿haríamos lo mismo que con lo del lino (absolución para todos los acusados)? Por no nombrar lo de Melilla (archivo de la causa)

Si mi memoria no me falla es usted miembro destacado del PSOE, el mismo partido que dirigen Zapatero, Blanco y Barreda, y no le recuerdo discrepancia alguna con sus decisiones, luego estará de acuerdo con todas.

 

                                                            Alejandro de la Cruz

                                                            Secretario de Comunicación del PP

Bookmark and Share

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás