Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Pulse Aceptar para aceptar su uso y continuar navegando.

Consulte nuestra POLÍTICA DE COOKIES para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

    Rechazar

‘El cacique político convertido en alcalde’. Por el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Motilla del Palancar

Mirando estas fotografías nos viene a la mente frases que usted, Sr. Martínez, ha dicho con cierta vehemencia y que ha repetido una y otra vez con el único fin de engañar a los motillanos y sacar rédito político: “es una falta de respeto hacia los ciudadanos y una gilipollez, máxime cuando hay ciudadanos rayando el umbral de la pobreza y pasando hambre”; “Dar ese dinero a esta gente si sería digno”; “Nosotros no medimos la dignidad de la institución en quilates, señores, sino en el compromiso de justicia y equidad social”; “No nos hace ser mejores concejales o alcaldes llevar en la solapa pins de oro, sino la lucha por el reparto equitativo de la riqueza entre los seres humanos”. En definitiva, bonitas frases, Sr. Alcalde, pero en su boca se quedan en sólo eso: frases vacías de contenido, frases hechas para contentar a sus votantes, frases hechas para desprestigiar al adversario político y beneficiarse de ello, frases clásicas de un ególatra y narcisista político.

 

No ha perdido el tiempo. Ahora que es alcalde, en la soledad de su despacho a buen recaudo de miradas indiscretas, a escondidas de los concejales de la oposición, de sus votantes y de los motillanos, ha cogido ese pin de oro que tanto despreció  y al que renunció en sesión plenaria. Ahora no duda  en lucirlo en los actos oficiales, debe ser que ya se considera digno.

 

Pero… déjenos que le digamos una cosa,  Sr. Alcalde, el que no es digno de llevar ese pin es usted porque ha desprestigiado lo que ese pin representa;  porque para usted ese pin es signo de poder, de altanería; porque usted lo lleva por egocentrismo, por distinción, como signo de autoridad, de reputación,  nada más lejos de lo que en verdad representa. Ese pin se lleva con orgullo, con el mayor de los respetos  por representar a nuestro pueblo, ese pin es signo de servicio y  humildad, características que cualquier representante político debería tener, ahora no quiera hacernos ver otra cosa pues estas mismas razones se las dio el Sr. Gómez, ex alcalde de este Ayuntamiento, tachándolas usted de “gilipollez”.

 

Si tan solo tuviera un poco de coherencia, dignidad y vergüenza política, no se pondría más ese pin. Si tuviera un poco de coherencia, dignidad  y vergüenza política habría vendido esos pins que antes tanto criticaba para entregar ese dinero a alguna ONG de nuestro pueblo. Si tuviera un poco de coherencia, dignidad y vergüenza política no habría entregado a los dos concejales del PP dos pins de plata y para usted Sr. Alcalde,  el de oro, cuando esos concejales Sr. Alcalde, como los concejales de legislaturas anteriores, de distinto signo político incluido el suyo Sr. Alcalde, sí son dignos de llevar ese pin. Si tuviera un poco de coherencia, dignidad y vergüenza política, Sr. Alcalde, después de tanta mentira, tanta falsedad, tanta mala fe, lo que tendría que hacer es pedir perdón a los motillanos por su actitud maquiavélica tan habitual en usted.

 

Señores votantes de IU, a nosotros no nos han engañado, pero parece ser que a ustedes sí ¡Qué no les vuelva a engañar!

 

Y todo esto con el silencio y consentimiento del Sr. Tendero, del PSOE. Por cierto, el Teniente Alcalde mejor pagado de España en poblaciones similares a la nuestra.  Sr. Tendero ¿Tiene usted también el pin?

Bookmark and Share

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás