Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Pulse Aceptar para aceptar su uso y continuar navegando.

Consulte nuestra POLÍTICA DE COOKIES para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

    Rechazar

“EL QUE TEME A LA POLICÍA, ALGO TIENE QUE OCULTAR”

Tras celebrarse el XIV Congreso Provincial del PP Cuenca, y mostrar públicamente mi repulsa ante las actuaciones de la inmensa mayoría de los manifestantes que ahí se agolpaban, me propuse no echar más leña al fuego y dejar en el olvido lo allí acontecido.

 

Pero vistas las sorprendentes declaraciones de algunos sindicatos de educación, hace que me lleve las manos a la cabeza y me indigne de tal forma que tenga que escribir unas breves líneas.

 

Cuando terminó el Congreso, y tras quitarme las acreditaciones para no crispar más el ambiente, me dispuse a coger mi coche que estaba situado en el mismo lugar en el que estaban los manifestantes. Llegué, lo abrí y escuché entre otras perlas la palabra “fascista”. Acto seguido, e iluso de mi pensando que se podía entablar una conversación con esas “personas”, les pregunté que porqué me llamaba fascista, y la respuesta fue “por ser del PP”. Antes de que terminara de responderme ya se empezaron a acercar hacia mi manifestantes, si así desean llamarlos, increpándome, deseándome la muerte con palabras como “así te pongan una bomba como a Miguel Ángel Blanco”, u otras palabras a las que ya dejé de prestar atención por las barbaridades que decían, pero si llegué a escuchar “hijo de puta” y “me cago en tu puta madre ojalá y amanezcas muerto”.

 

Por suerte, tuve a un periodista que observó todo, hizo una foto  y a parte de los presentes puede testificar que en ningún momento respondí de forma alguna a sus provocaciones, simplemente hice un gesto de desaprobación y me metí al vehículo. En ese momento tuve que salir escoltado y parando el tráfico por esos policías a los que los sindicatos afirman que sobraban, por el riesgo que corría mi coche y mi persona.

 

No fui el único. A algunos compañeros les arrojaron objetos, y no fue a más por la intervención de la policía. Pero es lógico que los sindicatos y algunos manifestantes consideraran excesiva la policía puesto que estaban muy protegidos detrás de pancartas insultando e increpando sabiendo que no corrían peligro, deseando que no estuviese la policía para “Dios sabe qué”, porque solamente teme a la policía el que tiene algo que ocultar.

 

Desgraciadamente, si solo fuese a los políticos a los que increparan, no estaba mal puesto que es a lo que nos arriesgamos, y aun siendo triste es permisible hasta cierto punto (desde luego no hasta este extremo). Lo que ocurrió, y ya son dos personas las que me lo han dicho y una de ellas ha dejado constancia en un comentario en un medio de comunicación lo ocurrido, que sin pertenecer a ningún partido bajaba de estudiar de la biblioteca, con los libros en mano, y cuando bajó comenzaron a insultarle de igual modo que lo hicieron conmigo, o a otra persona muy conocida por mí que salieron a su caza y gracias al cielo que estaba la policía.

 

Este es el resultado  de crispar a la sociedad, y mientras haya personas de este tipo la policía será necesaria.

 

Concluyo destacando que más vale que los sindicatos de educación, si tanto velan por la igualdad, critiquen a esos profesores que estaban en la manifestación e insultaron a sus alumnos por ser del PP, antes que unirse a protestas cuyo resultado podía haber sido peor si no es por la presencia de la policía que tanto critican.

 

 

Daniel Pérez Osma

Vicesecretario  de Organización del PP de Cuenca

Bookmark and Share

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás