Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios.

Pulse Aceptar para aceptar su uso y continuar navegando.

Consulte nuestra POLÍTICA DE COOKIES para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

    Rechazar

CARTA DE LA CONCEJAL DE FAMILIA DEL AYUNTAMIENTO DE CUENCA CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LAS FAMILIAS QUE SE CELEBRA EL 15 DE MAYO

La ONU reconoce la importancia de la familia como un lugar privilegiado para la educación, y con el objetivo de aumentar el grado de concienciación acerca de los temas relacionados con la familia, el 15 de mayo fue declarado Día Internacional de la Familias.
Desde el Equipo de Gobierno de Ayuntamiento también hemos sido conscientes de la importancia de la Familia y por ello hemos puesto en marcha la concejalía de Familia.
Con motivo del Día Internacional de la Familia nos gustaría trasladar las siguientes reflexiones:

• La familia es insustituible. En una sociedad humana en libertad, sólo la familia puede cumplir con las responsabilidades de transmisión de la vida, educación y socialización de las nuevas generaciones y de cohesión solidaria intergeneracional.

• La familia es una institución que necesita, hoy más que nunca, una protección jurídica, cultural, social y económica, que respete sus rasgos esenciales y establezca el marco jurídico adecuado para que pueda desempeñar adecuadamente sus responsabilidades.

• La igualdad de derechos de los cónyuges y la colaboración entre ellos son los requisitos básicos para una comunidad matrimonial con vocación de compartir de forma estable un proyecto de vida en común. El consentimiento matrimonial es el mejor fundamento para que la madre y el padre asuman de forma conjunta y comprometida responsabilidades tanto entre sí como para con sus hijos y contribuyan solidariamente a las tareas necesarias para el cumplimiento de los fines de la familia.

• La maternidad como un bien social. El tipo de sociedad en la que vivimos no favorece que la familia desempeñe la función de transmisión de la vida, porque la sociedad no valora suficientemente la contribución social de la maternidad y porque la crianza y educación de los hijos están llenas de obstáculos profesionales, sociales y culturales. La sociedad contrae unas responsabilidades con las familias que tienen hijos. Las políticas de apoyo a la familia no pueden sustituir la responsabilidad de los padres, pero sí pueden remover obstáculos que dificultan la apertura a la vida de la familia.

• Los padres tienen el derecho originario, primario e inalienable de educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas. Las políticas de apoyo a la familia deben orientarse a reforzar la capacidad educacional de la familia y facilitar el ejercicio de los derechos que corresponden a los padres como primeros responsables de la educación de sus hijos, garantizando la libertad de elección de centro educativo y una verdadera igualdad de oportunidades, que tenga en cuenta las circunstancias familiares y sin ningún tipo de discriminación económica o fiscal.

• No puede haber bienestar social sostenido, ni cohesión y estabilidad social, ni solidaridad, si la familia no puede desempeñar adecuadamente sus funciones. La familia es el primer lugar de encuentro para generaciones diferentes y el agente más poderoso de la solidaridad intergeneracional. Las responsabilidades familiares construyen las solidaridades sociales. No pueden existir políticas de rentas y fiscales justas si no se tienen en cuenta las necesidades de la familia.

• Existen situaciones y circunstancias que hacen a determinadas familias especialmente vulnerables y que, además, afectan a la vida y a los derechos de sus miembros más débiles. Tales situaciones exigen una atención particular por parte de los poderes públicos y del conjunto de la sociedad con medidas apropiadas y eficaces. Estas políticas deben ser concebidas como complementarias de la política general de apoyo a la familia.

Proponemos:

• Impulsar que la familia sea considerada, tanto en los organismos supranacionales, como nacionales y autonómicos, como patrimonio de la humanidad. La sociedad del siglo XXI tiene que dirigir su mirada hacia la familia, porque es la base para construir una sociedad más humana. La vida familiar es, además, el camino preferido por la gran mayoría de la población para realizar sus proyectos personales de vida.

• Trabajar para la incorporación de la “perspectiva de familia” en todos los ámbitos. La perspectiva de familia debe estar presente en todas las políticas públicas, en especial las de carácter social, económico y educativo. La “perspectiva de familia” engloba los derechos en la familia (individuos) y los derechos de la Familia (institución). El sujeto beneficiario de las políticas de familia debe ser la familia entendida como unidad.

• Promover que la familia y su problemática formen parte central del discurso público y que toda la actividad política y las políticas públicas se hagan con la perspectiva de familia. La defensa y promoción de la familia debe constituir una prioridad política.

• Impulsar una política familiar integral de carácter universal, con especial incidencia en: el desarrollo de una verdadera e integral conciliación de la vida familiar y laboralponiendo en marcha todas las medidas necesarias que ayuden a las familias -mujeres y hombres- a compaginar trabajo y responsabilidades familiares y eviten la discriminación de quienes deciden tener hijos o tienen personas dependientes a su cargo; La defensa de los derechos del niños, trabajando por erradicar la violencia infantil; El incremento de la conciencia de la responsabilidad de toda la sociedad ante las mujeres embarazadas. Las madres en situación de desamparo y dificultades durante su gestación necesitan un especial apoyo y asistencia; La promoción de organismos y creación de condiciones favorables para ayudar a las familias a superar conflictividades, crisis y potenciales rupturas.

• Invitar a todas las fuerzas sociales a implicarse en apoyar el nuevo protagonismo que la familia merece y que beneficia al conjunto de la sociedad, y la promoción de la “perspectiva de familia”. Es ésta la hora de la familia. Podemos ayudar a que muchas personas puedan hacer realidad su deseo de familia. Apoyando y fortaleciendo a la familia, contribuimos a la existencia de una sociedad más humana.

Paula Latorre
Concejal de Familia del Ayuntamiento de Cuenca.



Bookmark and Share

Opiniones deja tu opinionDeja tu Opinión
No existen opiniones para este elemento.

Arriba OpiniónOpinión Enviar a un amigoEnviar a un amigo Volver AtrásVolver Atrás